miércoles, 15 de octubre de 2014

Llueve en tus ojos.

Hay lluvia en los ojos,
lágrimas del viento, cansadas
unidas a este destino absurdo.

Hay lágrimas de dolor
profundo,
viajando libres por la mejilla.
Lágrimas de soledad eterna,
rodando hasta unos labios solos.
Lágrimas lentamente destiladas
bajo el yugo inmisericorde
del tiempo.

¿Qué será de tu sonrisa
y de tus labios tiernos,
qué será de tu corazón abierto?

¿Acaso se cerrarán las puertas
de tu mundo interior secreto?

Si te vas, llévame contigo,
de tu mano serena y firme
camino del universo.

nicolás vaquero martín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario